jueves, 23 de diciembre de 2010

Vergüenza ajena

Una de las cosas que más vergüenza ajena me produce es ver anunciando algo a personas que no se dedican profesionalmente a ello. Y el caso es que pueden ponerle toda su buena voluntad, y si no tienen buena voluntad, con poner el cazo se dan por satisfechos, pero lo que es a mí, no acaban de convencerme, no me centro en el mensaje que quieren trasmitir y tan solo pienso en lo soplagaitas que son algunos publicistas que piensan que porque alguien sea famoso o conocido, nos van a vender la moto. El ejemplo más característico es el de los futbolistas anunciando casi cualquier cosa. Otros son los políticos, que lo que nos quieren vender son sus ideas o su proyecto. A veces deben pensar que con imitar algo que en su día funcionó muy bien, el éxito está asegurado, cuando es más bien todo lo contrario.



Y claro, pasa lo inevitable, que llegan las secuelas o segundas partes:

2 comentarios:

  1. ¡Vaya panda de jilipuertas!!!!! saludos y felices fiestas. Victoria.

    ResponderEliminar
  2. Si Victoria, es una pena como hacen el ridículo algunos políticos. Saludos y también a tí felices fiestas y un buenísimio 2011.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares