domingo, 17 de marzo de 2013

Maestros del disimulo


Dar la mano, chocarla, abrazarse... es complicado saber lo que va a hacer la otra persona para saludarte, por eso se inventó el disimulo para cuando las cosas no salen como esperas. Claro que también hay otras situaciones en las que el disimulo, no te salvarán del ridículo, pero a tí te harán sentirte mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares