miércoles, 13 de julio de 2011

Vida de perros


No está bien reirse de las desgracias ajenas y menos si son las desgracias de un pobre perro al que sus dueños obligan a mojarse una y otra vez. El perro al final ya no puede ni subirse al bordillo, lo que provoca más cachondeo todavía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares